Día Mundial de la lucha contra la Depresión, un 13 de enero en aislamiento

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

La depresión es la otra epidemia a la que también se está expuesto. De la que casi nadie habla y cobra más víctimas en silencio. Convierte a las personas en fantasmas haciendo que se escurran de la realidad. Borra alternativas, inflama a la resignación, te convierte en un sin rumbo, en un vago del reloj.

Al ser una presa inconsciente sin pena ni gloria, comienzas a sentirte culpable, te la pasas acostado sin poder dormir, te lamentas el no estar agradecido por las cosas que tienes y de no estar haciendo lo que se “supone que deberías estar haciendo”. No se ve el futuro con claridad. Se desbloquea la versión catastrófica de la mente y como acertadamente dicen, se enferman las ganas.

Aunque contamos con el derecho a sentirnos vulnerables debido a que estamos en un momento sociohistórico en el que se está sufriendo, es importante mantenerse fuerte y real frente al confinamiento, esta es una lucha constante.

¿Lo aceptas o te resignas?

Estudios realizados en la Facultad de Psicología de la UNAM mencionan que, una de cada cinco personas tarda entre cuatro y veinte años en tomar una terapia para atender algún padecimiento relacionado con la depresión. La salud mental es igual de importante que la física. No lo pases por alto.

AM

¡Compártelo!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print