A 3 años de un pésimo gobierno; AMLO del 2018 vs AMLO del 2021

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

La Doble Moral del Tlatoani No. 13

Señor presidente, ¿con qué cara celebra en el Zócalo sus tres años de gobierno?, ¿no le da vergüenza representar una administración hipócrita? Qué decepcionado estaría de usted el Andrés Manuel López Obrador del 2018
La única transformación que hemos visto durante tres años es la suya, pasó de ser un candidato a un gobernante sin vergüenza

El recién nombrado presidente de la república, López Obrador, en el lejano año de 2018 se atrevió a dar un discurso en el Zócalo celebrando su nombramiento. Se aprovechó de la necesidad de los mexicanos para ganar las elecciones y, no conforme con eso, también decidió mentirnos a millones de personas prometiendo cambios que, hoy podemos observar, le quedaron grandes.

Contrastemos las palabras de un manipulador recién egresado a la presidencia con las acciones de un actual gobernante sin escrúpulos:

  • Minuto 07:35

Se promoverá la investigación científica y tecnológica, se apoyará a estudiantes y académicos de posgrado con becas y otros estímulos en bien del conocimiento. El CONACYT coordinará el plan nacional para la innovación en beneficio de la sociedad y del desarrollo nacional”, comentaba López Obrador en el pasado.

Recordemos que en septiembre de este año, académicos e investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología fueron víctimas de un ataque desde Palacio Nacional. El presidente acusó de haber corrupción dentro de dicha organización sin presentar prueba alguna. 

En lugar de iniciar una investigación dentro del CONACYT, erradicar los problemas en caso de haberlos y mantener un apoyo para el desarrollo tecnológico del país, AMLO prefirió descalificar a toda la comunidad científica y comenzar un hostigamiento para que la Fiscalía General de la República lleve a la cárcel a 31 científicos.

La injustificada persecución del presidente tuvo lugar luego de que en septiembre del 2020 la comunidad científica criticase al gobierno por un mal manejo en las becas y estímulos que afectarían directamente al CONACYT.

López Obrador dijo en 2018 que buscaría impulsar el conocimiento, tal vez le faltó mencionar la cláusula: siempre y cuando no me critiquen. ¿Qué necesidad de atacar a la comunidad científica? ¿Será que las críticas sobre un mal gobierno eran reales y el presidente no quería que se supieran?

  • Minuto 37:41

Las compras del gobierno se harán de manera consolidada mediante convocatoria y con observación ciudadana y de la oficina de transparencia de la ONU. Los contratos de obras del gobierno se llevarán a cabo con la participación de ciudadanos”, replicaba un viejo López Obrador.

Sin embargo, en noviembre de 2021 se dio a conocer en una investigación periodística la corrupción durante la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. 

En dicho reportaje se revisan 966 contratos dentro de la construcción del aeropuerto, en ellos se encontró empresas fantasmas, sociedades investigadas por desvío de recursos y se reveló que el Ejército Nacional (los encargados de la construcción) dio el 70% de los contratos por adjudicación directa, el otro 30% se repartió exclusivamente a tres empresas, es decir, no hubo convocatoria.

En 2018 AMLO hablaba de convocatoria, participación ciudadana, pero sobre todo de observación y transparencia. Elementos que quedaron en el olvido cuando solicitó que todas sus obras fueran de “seguridad nacional”, así nadie puede consultar información ni ampararse en contra de las construcciones.

¿Para qué ocultar datos y contratos? ¿Por qué erradicar la transparencia? ¿Por qué en 2018 alentaba la participación ciudadana y ahora la elimina? ¿Qué nos oculta López Obrador dentro de sus obras? ¿Corrupción?

  • Minuto 39:41

A nadie le estará permitido violar la constitución y las leyes, no habrá impunidad y se van a cancelar, se van a abolir los fueros y los privilegios. Se acabará la impunidad”, aseguraba el López Obrador del 2018.

El lunes 3 de mayo de 2021 tuvo lugar una tragedia, se desplomó el tramo de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México. El incidente tuvo lugar entre las estaciones Tezonco y Olivos.

La ciudadanía exigía justicia, sin embargo, un descarado presidente frente a la tragedia decidió proteger a los presuntos responsables, a las dos personas con mayor responsabilidad en dicho incidente: la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y el actual secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard.

A Sheinbaum se le acusaba de negligencia, pues en repetidas ocasiones se le informó de los fallos que presentaba el metro en múltiples estaciones, decidió hacer caso omiso a las advertencias. Por otra parte, Ebrard era jefe de gobierno mientras dicha línea se construía, su deber era asegurarse de que la construcción fuera correcta y no lo hizo, además decidió apresurar la obra para que fuera inaugurada durante su gestión.

¿Qué hizo el presidente ante los acontecimientos? Decidió mostrar solidaridad, no con las victimas de la tragedia, sino con Claudia Sheinbaum, le ofreció protección y no procedió una investigación en su contra. Lo mismo con Marcelo Ebrard, protegió a sus allegados y así traicionó su palabra en aquel lejano 2018, permitió la impunidad frente a una tragedia que cobró la vida de mexicanos.

¿En qué momento se transformó López Obrador en esta persona poco solidaria? ¿En qué momento decidió darle la espalda a los mexicanos que votaron por él? Y aún más importante, ¿hasta dónde llegará la impunidad durante su sexenio?

Ejemplos de mentiras, de traición y de doble moral hay muchos durante todo su discurso del 2018. Actualmente nos gobierna un presidente cínico y autoritario, poco tiene que ver con el candidato que se ganó la confianza de millones en 2018.

El presidente con cada acción demuestra cómo le da la espalda a sus ideales, sin embargo, lo que verdaderamente afecta es que son esas mismas acciones las que traicionan a los mexicanos, lo que hiere es ver cómo mantiene su legado de popularidad a base de manipulación y deslealtad desde un palacio.

El Andrés Manuel López Obrador del 2021 no representa “la esperanza de México”, al contrario, se la quita. 

SF

¡Compártelo!

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print
[my_elementor_php_output]